miércoles, 23 de enero de 2013

Lista negra


Luego de varias experiencias como cliente, ciudadana o simple consumidora embarazada, me he decidido a aplicar la sanción social a todas aquellas empresas u organismos que no tengas filas o sistemas de prioridad para personas con movilidad reducida en sus oficinas o locales.

Eso sí, para ser justos haré dos columnas donde comunicaré quienes lo aplican bien y quienes siquiera lo han pensado.  Ya se que muchos en estos días de fin y principios de año, con calores inusitados no tenemos ganas de ceder asientos, o sitios para estacionar o simplemente lugares en una fila eterna, pero la realidad es que la prioridad no es un favor que nos hace alguien bien educado, o “buena onda”. Es un derecho al que debe acceder cualquier persona embarazada, con bebés, con bastón, o cualquier discapacidad motora o física.

De los últimos días puedo comentar que:
Easy (por lo menos el de Palermo) posee estacionamiento exclusivo para embarazadas más cerca de las puertas de entrada y cajas con prioridad.

Movistar (el de Callao y Santa Fe) no tiene ningún tipo de prioridad, ni en filas, ni trámites, ni una persona de seguridad que haga pasar primero a quien lo necesita.

En el Village Cinemas Recoleta claramente somos menos que actrices de reparto no tenemos ninguna prioridad ni en las cajas para comprar entradas, ni en el kiosco que vende pochochos ni en los baños de damas. En todos los casos dependemos de la buena voluntad y educación de quienes tengamos a nuestro alrededor.

Los supermercados son un mundo aparte. Si bien todos tienen una caja exclusiva para embarazadas y discapacitados o personas con movilidad reducida, no siempre están señalizadas o a la vista para encontrarlas. Por ejemplo en Carrefour tenés que convertirte en secretaria de Sofovich moviendo las ensanchadas caderas y los productos que llevás, y aún así como no conseguís llamar la atención ni complacencia del cajero ni ningún cliente de la fila, te acercás y preguntás algo evidente “Esta es la cola de Prioridad?” dándole una chance para que te digan “Sí, pasá”. Bueno no. Te responde un seco “Sí” la típica vieja avinagrada que se apura por desplegar todos sus productos en la cinta para que no le ganes el lugar. El cajero, obvio en su mundo automático ni se enteró que yo estaba ahí.

Ahora, anotá en el Disco de Santa Fe entre Bustamante y Austria hay un cajero que es una especie en extinción. Te atiende muy amablemente aunque no estés en la caja de prioridad, e avisa qué caja te debería dar prioridad y te comenta “Con buena educación uno debe hacer valer la prioridad. Y al saludarte agrega: “Que tengas un feliz embarazo.”

Después tenés el Vea (ex Discos convertidos en supers de ahorro) tanto que hasta sus cajeros ahorran en sonrisas y amabilidad. Luego de convertirte en contorsionista para que todos vean tu panza y de den la prioridad que te corresponde por ley, apenas conseguís que te vean los clientes de la cola con caras de traste y miradas lanza puñales (al mejor estilo CQC) por ser la desubicada embarazada que llegó a la fila exclusiva justo después de ellos. El que sigue refunfuña para dentro, ahí se despierta el cajero, te ve y te dicen con desdén, “Pase”.

Otra experiencia religiosa son el Subte y los Colectivos de CABA, donde rige a pleno la ley de la selva y el menor esfuerzo. Básicamente hay que entrar gritando cual Tarzán “Un asieeento por favooor que estoy embarazaaada” para despertar a los “dormidos” que aunque tu panza les roce la nariz juran por su madre que no te vieron. Si bien debo admitir que a veces tengo la dicha de cruzarme con choferes buena onda que apenas me ven escalar la puerta del bondi, solicitan a su modo un lugar para vos, y en el subte extraordinariamente en la estación se acerca un “rara avis” que me pregunta “Te da vergüenza pedir el asiento? Porque a mi mujer le costaba. Si querés lo pido por vos.” Mi humilde conclusión sobre lo expuesto es que la falta de civismo, educación, roce social o simple solidaridad (como les guste llamarlo) es entre pobre y nula. Creo que es un deber de toda madre, padre o tutor educar a nuestros hijos en este sentido para que el día de mañana cuando seamos nosotros los viejos con movilidad reducida, no tengamos que mendigar un asiento, un lugar en la fila, algo de prioridad. No se qué pensás vos que me leíste hasta acá. Sumá tus experiencias en empresas, oficinas, transportes. A ver si entre todos usamos el arma más poderosa: la sanción social.

6 comentarios:

Mamma o mamá, quien soy!? dijo...

Es tal cual lo que comentas! mis primeros 4 meses de embarazo fueron en Argentina, no tenia mucha panza, pero cuando el bondi estaba hasta las manos, y pedia un asiento porque estaba embarazada y nauseosa... me miraban con una cara de odio que ni te explico! y eso que trataba de buscar a "jovenes" que se podian bancar estar parados.
Aca en italia pasa igual!!!! Bondo y yo meneamos para todos lados a ver si alguien nos deja pasar... y por suerte siempre hay un viejito que se apiada de una (pero me rompen el corazon porque estan hechos bolsa!)
El otro dia haciendo un tramite en inmigraciones un milico me hace pasar adelante, y escucho que una pareja se empieza a quejar EN ARGENTINO, no español.. ARGENTINO! me dio una tristeza! uff... solo nos queda formar personitas mas solidarias y atentas me parece. :)

florzz dijo...

Me encanta pegar el grito de " A ver quién me da el asiento, por favorrrr?!" AMO ver la cara de orto del que se tiene que levantar. Lo disfruto muchísimo. Putos!!!

Magali Arrigo dijo...

Graacias Florzz! si yo pasé por varios estadíos pero debo admitir que hoy los disfruto! ajajaj

estaqueteparió dijo...

Me hizo reír Flor! Yo cuando subía al subte con #algúndíamarido, él decía: a ver cual es tu próxima vista? Ja. Hay que exigir chicas. En cualquier lado. Es nuestro derechos. A mí me salía divina la cara de boluda y en todos lados hacía valer la prioridad.

estaqueteparió dijo...

algúndíamarido decía: cuál es tu próxima VICTIMA, no vista como puse arriba!
queremos post nuevo a ver como sigue eso!

Solcito dijo...

Que buen post! coincido plenamente, en el colectivo todos se hacen los bobis (yo tuve a mi bebé hace 6 meses) aunque en mi caso particular tuve suerte, siempre me crucé con gente muy educada, pero veo las pobres panzonas que son ignoradas y me hago cargo de la situación, zamarreo al que se hace el dormido y le digo "no le das el asiento a la chica que no puede viajar parada"? santo remedio!!!

En los supermercados siempre pedí prioridad en la caja, hay que ir con orgullo, che! qué me importa la vieja con sus cosas en la cinta? señora, no estoy de 2 meses sino que estoy por parir! en cualquier momento me caigo redonda al piso y lamentablemente mi mayordomo que hace las compras está de licencia :)

Y como contadora te digo, afip y arba son terrible porquería, podes tener familia ahí mismo que van a seguir con la misma parsimonia

He dicho. Me encanta tu blog! Saludos y que siga todo bien!