martes, 11 de enero de 2011

Volver al trabajo: 38 semanas de gestación. ¿12 de licencia?


Vaya a saber uno a qué cráneo gubernamental se le ocurrió la peregrina idea de que a toda madre trabajadora, le bastan 90 días de licencia para prepararse para parir, parir, atender 24 horas a la nueva vida y volver a trabajar como si nada hubiera pasado.
La realidad es completamente distinta. Los días antes morís de ansiedad, ya tenés el bolso listo desde los 7 meses y el día se te hace de chicle esperando que aunque sea cada tanto te una contracción para tener que mirar el reloj. El parto es maravilloso. Pero ya 2 horitas después, estás en el Puerperio. Y sí señora. No es un mito de mujeres sensibles y hombres machistas. La depresión post parto existe. Extrañás la panza, llorás por todo. Si nos pasa cada 28 días por cuestiones mucho menos importantes… ¿cómo no vamos a estar super sensibles por tener un hijo??? Finalmente, pasada la cuarentena, vas cayendo que se te pasó más de la mitad de la licencia. Y ves que tus días no tienen la cantidad de horas necesarias para sumar “trabajo” a tu agenda. Y entonces te empezás a preguntar ¿Qué saco? No me baño, duermo cuando el nene toma la teta y me saco leche cuando venga alguien a visitarme. A ver si así puedo dormir 3 o 4 horitas de corrido y trabajar… medio día (¿?) sin dormirme sobre el teclado.
Pero la hazaña no termina ahí. Ahora empieza la culpa. Que de las 7 horas que trabajás (porque te regalan una por lactancia –¡eso es comprensión!-) 6 y media te aturde repitiéndote que NO ESTÁS. Y aunque vos tengas la cabeza en casa, tenés que ponerte a laburar. Acordarte lo que hacías, cómo lo hacías y tratar de hacerlo más o menos igual. O pasado el año de lactancia te van a rajar -sino encontraste un suplente en tu lugar-. Entonces ya no lo pensás. Sabés fehacientemente que no te va a dar la vida para todo. Y ahí vuelve la culpa. Que te hace llamar cada 2 horas, comprarle ropita, llenarlo de peluches... Y con todo eso, te hacés acordar a tu mamá. ¡Uf! Entonces reflexionás: ya va a cumplir 15 y va a ser él el que se vaya, sin sentir ninguna culpa.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante, yo que lo vivo desde el otro lado (del NO VOLVI A TRABAJAR) puedo decir que todo tiene sus pro y sus contras pero que definitivamente es mucho mas saludable para el babe (no se si tanto para la madre jaja) que mami se quede en casa. Tendria que ser obligatorio minimamente 6 meses de licencia con goce de sueldo y toda la bola para poder aunque sea un poco organizar de nuevo la vida y adaptarse a los nuevos hechos... si si! no se porque le dan tan poca importancia a algo tan maravilloso como es traer un niño a este mundo... si razonaran por un momento lo importante que es el primer tiempo de vida compartido, tanto para padres como hijos... las cosas serian muy diferentes y creo que habria mas personas felices en este mundo. Y OJO!! no olvidarse de los padres.... ellos pobres tienen apenas un par de dias para disfrutarlo.... despues los acusan de no hacerse cargo! ja! y claro... es que no los dejan! Ellos deberian tener licencias como nosotras para compartir todo. para ayudarnos, y asi quiza poder entendernos un poco mas el porque estamos tan cansadas....

Magali dijo...

gracias Anónimo! también creo que los padres deberían tener más días!

julieta dijo...

me gusto mucho maga...la verdad es q mi licencia va a durar hasta casi los 7 meses de la beba... pero ya estoy sintiendo culpa... yo creo q la licencia tendria q durar 1 año...seria lo mejorrrr... besos

Magali dijo...

gracias juli! habría que repensar qué chicos queremos tener a futuro y reveer las leyes!