miércoles, 29 de enero de 2014

Despedida

Siempre me costaron las despedidas pero hoy creo que empecé a sentir eso que llaman "vivir a través de los hijos". Hacía días que venía charlando con elpadre que teníamos que contarle a Joaco que iba a dejar del todo la guarde. Cosa de que no pase lo que conté acá. Pero típico argentino vivillo me dijo "si no pregunta no le digamos nada". Onda que fluya. Total, él deja ahora ahí la colonia, nos vamos de vacaciones y la vuelta arranca el otro jardín del cole todo el día. "Tal vez ni se da cuenta" , agregó.

Mbue. Hoy se nos quemaron los libros. Cuando lo voy a buscar arranca la charla contándome que si seño (que ama y extrañó todo enero porque recién volvió este lunes) le dijo que lo iban a extrañar. Yo haciéndome la gila pregunto porqué. Y el otro super relajado me dice: "Porque no voy a ir más. Por eso me van a  extrañar." (Un nudo atacó mi garganta).

Al toque cambió de tema, yo le seguí el juego y la tarde pasó. Pero mi cabeza siguió pensando todo lo que vivimos en estos 3 años y un poco más. Recordé el primer día que fuimos a conocer esta guarde. Y el detonante que me hizo elegirlas: ver la cara de los chicos realmente FELICES. No se cómo explicarlo. Fue una sensación, una energía positiva dirán algunos... vibra... no se. Sólo se que desde el primer día supe que ahí Joaco iba a estar muy bien. Y así fue. El primer día que lo dejamos tenía 5 meses. Ni siquiera se sentaba. Pero era todo sonrisa cuando elpadre agarraba la mochilita para llevarlo.

¡Cuánto cambió! ¡Y cuánto nos ayudaron a a crecer a los 3! No se si acá lo escribí pero más de una vez le dije a mi mamá que... (después de pasar un finde largo con Joaco) "Yo estoy convencida que a las seños les pago poco por lo que lo aguantan!"  Es que nos bancaron en tantas! Recuerdo cuando Joaco tenía un año y se enfermó mal elpadre y por prescripción médica no podía estar él con Joaco. En ese momento Joaco iba solo de tarde. Mis padres y suegros viven a 60 km. Y yo tenía que ir a trabajar. Caí con el nene a las 9, les pregunté y lo tuvieron hasta que yo pude volver. Ahí fueron seños, familia y amigas. Lo mismo cuando nació el hermanito y murió mi suegro. Fueron y son gigantes inolvidables.

Claramente me cuestan mucho las despedidas. Porque las arranco antes que pasen y las sigo despidiendo cuando pasaron. Lo loco es que soy yo la que estoy llorando. A Joaco lo noté re tranqui, superadísimo. No se si se hace el fuerte. No termina de entender qué va a pasar. O se lo tomó super bien. Como un crecimiento, un cambio para bien. Bueno de hecho al jardín del cole fue todo el año pasado medio turno. Es decir, ya conoce a los compañeritos y el lugar, y le encantó tanto que durante todo diciembre preguntó cada día cuándo iba a volver.

¿Ves? Ahí es donde yo creo que empiezo a vivir su vida al entristecerme por dejar el jardín. ¿Me leíste? ¡Escribí dejar el jardín como si fuera yo la que se va de la guarde al cole! Claro es que vos entrás ahí y se respirá ambiente a casa. Yo los veo a los chicos tan sueltos, libres y felices como en las casas de abuelas. Corriendo, cantando, pintando, aprendiendo, disfrazándose, abrazándose,saludando y haciendo amigos. ¡Cuánto se van a extrañar! Los veo a ellos y me veo a mi, llorando porque mi mejor amiga se cambió de cole cuando terminamos el jardín y arrancamos el primario. (Nota mental: arrancá terapia).

No me queda más que agradecer todo el amor, paciencia y vocación que estos hombres y mujeres le dan cada día a mis hijos. Soy feliz porque los veo felices y porque veo que los educan en la pluralidad, en la igualdad, en el respeto, con valores y priorizando el pleno bienestar de cada chico.

Voy a secarme las lágrimas antes de que me vea Joaco. A ustedes ¿les pasó algo así?

6 comentarios:

Gaby dijo...

Hay Maga a mi me esta pasando ahora...cambio a mateo de jardin a otro que tienen jornada completa, por cuestiones economicas obvio. Mateo fue 2 años a ese jardin, sala de 2 y de 3. Y crecio taaannnto. Ademas formamos un grupo re lindo de madres y nenes. Los compañeros son sus primeros AMIGOS y algunas mamas, con las que mas me doy, realmente me bancaron cuando me separe y cuando necesitaba una oreja....y me pasa eso mismo, creo que me cuesta mas a mi separarme que a el...los niños enseguida se adaptan, nosotros, no. Y lo que es peor...no puedo evitar sentir culpa, por que el colegio me gusta y lo tengo que cambiar por problemas economicos....asi que peor...pero bueno, eso es otro tema....la culpa...que temita no?

madreinargentina dijo...

Me parece casi inevitable que las cosas que les pasan a nuestros hijos las sintamos como propias... Yo también muchas veces me encuentro hablando en plural "Acá estamos, estudiando para una prueba"... También es habitual que las mamás nos angustiemos por adelantado por cosas que a ellos, afortunadamente, llegado el momento no los angustia. Nos enrollamos más de la cuenta, en cambio ellos ven de manera muy optimista todo lo nuevo, como algo por descubrir. Sigo creyendo que tenemos más para aprender de ellos, que para enseñarles.
Tranquila! Las despedidas siempre duelen,y además porque ésta significa en parte que está creciendo, que se está haciendo grande y eso... ay, eso sí que nos moviliza constantemente.
Te mando un beso grande y buen comienzo de cole!!!

Magali Arrigo dijo...

Gracias por el aguante y los coments gaby y madreinargentina! que groso y que movilizador es verlos crecer!!! y crecer junto a ellos!!

Anónimo dijo...

Podes creer Maga que lo que vivimos con Maia y jardín aquí es todo lo opuesto? No te puedo entender porque vivimos lo opuesto...que lástima por nuestra hija!
ANa

Natalia Di María dijo...

Hola Magalí! En primer lugar...te felicito por el blog! Llegué acá porque yo también estoy haciendo el curso con Cintia. Me siento muy identificada cuando decís de que haces las despedidas antes. A mi me pasa que Ben empezó este año salita de 2 y en este poquito tiempo me encariñé mucho con el jardín. En unos meses nos mudamos a Estados Unidos y yo ya estoy sintiendo la despedida...me lo llevaría en el avión. Es una sensación hermosa (nueva para mí) el verlo salir con su mochilita a cuestas y una sonrisa en su cara.
Bueno, espero seguir leyéndote! Natalia

Magali Arrigo dijo...

Graacias Natalia por tu comment. Es super gratificante que la gente se sienta identificado con lo que escribís. Hace un tiempo charlábamos con mi marido de vivir en otro país y mi gran temor es ese: Cómo se adaptarán los chicos? Ya me contarás!! Nos seguimos leyendo! Beso, Maga